corazondepatata

Sólo otro weblog de WordPress.com

Recortes

leave a comment »

No suelo hablar aquí de la actualidad, para eso ya existen otros sitios mucho mejor preparados que yo. A este ritmo, de hecho, imagino que pocas visitas voy a tener. Lo prefiero así, mi intención es sobre todo definirme a mí mismo, con la obligación de “pasar a limpio”, las ideas que me bullen. No suelo hablar de actualidad, pero los recortes de derechos y prestaciones que están, ya, empezando a demoler el llamado “estado del bienestar”, aunque sean noticia, son, también, tema a meditar. A eso voy.

En primer lugar, siempre me ha sonado a chino eso de “estado de bienestar”. Como si fuera un fenómeno natural, que tal y como vino puede irse, o como si no fuera fruto de una lucha dura, constante y que llevó varias generaciones conseguir. Que los logros sociales y de libertades terminen llamados “estado de bienestar” debería de sonar ofensivo a quien los considerase mínimamente propios, porque es imposible considerarlos propios sin valorar el esfuerzo empleado en conseguirlos.

Si en vez de ese nombre tan ridículo lo llamásemos directamente los logros del pueblo, de repente ya no nos sonaría tan banal la cuestión de su pérdida. Porque a eso van: a cargárselos.

Otro lugar común repetido tanto que parecería empezar a tomar cuerpo real es eso de que la gente tiene un nivel de aguante determinado, a partir del cual va a saltar a defender sus derechos. Es falso: La gente saltará cuando considere que hacerlo le va a resultar rentable, y eso es independiente de si está sufriendo una opresión brutal o tan solo una ligera incomodidad. La clave no es la presión, es la conciencia de que se puede contrarrestar.

Y eso no se consigue aumentando la presión, se consigue aumentando la conciencia de las vías para conseguir resultados. A los de abajo nos queda, concretamente, una vía: Actuar juntos, en la dirección correcta. Cuando los de abajo se dan cuenta de eso es cuando empiezan a plantear estrategias concretas de actuación para defender sus derechos: porque las ven plausibles. Si no, máxime si los recortes se van haciendo de manera gradual y disimulada, se puede llevar al conjunto de ciudadanos a una situación de semiesclavitud, y pese a ello seguirán aguantando.

La banca y el sistema financiero nos han metido en una crisis económica a base de elevar sus especulaciones y negocios hasta límites que el mismo sistema no aguanta, y ahora, merced a su control de los aparatos del gobierno, pretenden “sacarnos” de la crisis aumentando aún más sus beneficios, dejando intactas sus reglas de juego que nos metieron en el agujero y apoyándose en los trabajadores.

Y los de abajo lo aguantan: Cientos de “intelectuales” bien pagados o simplemente imbéciles se dedican a argumentar en contra de los funcionarios, como si rebajar sus sueldos fuera a significar el aumento de los empleados por cuenta ajena cuando, al contrario, apoyarán las rebajas de los asalariados al abaratar aún más la oferta de mano de obra, o bien intentan marear la perdiz poniendo como objetivos de la izquierda asuntos totalmente ajenos a la defensa de los intereses económicos y de poder de la clase que se supone representa, o bien directamente agitan banderas nacionales que solo favorecen al capital, o nos imponen el fútbol como vía de escape con la que distraernos…  Legiones de medios intentan por todos los medios no mentar a las serpientes de las clases, la lucha obrera o la conciencia social, los únicos términos que nos podrían permitir salvar lo que está en juego.

Porque no hay otra: Esta es una lucha económica y política entre una clase minoritaria que controla la economía y cada vez más el poder, y el resto, empleados de esa misma clase, a la que venden su esfuerzo por cada vez menos, que cada día deja de acceder a más y más parcelas de poder, distraída con memeces, empeñada en luchas mal dirigidas o directamente contrarias a sus intereses. Una clase que se empeña en olvidarse del pasado, hasta que vea cómo lo repite, con todo su drama, sufrimiento y dolor, para poder llegar a donde estamos, por el único camino que lleva hasta aquí.

Nadie nos va a salvar, salvo nosotros mismos. Juntos.

Anuncios

Written by corazondepatata

13 mayo, 2010 a 12:29

Publicado en Sin categoría

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: